Ya lo hemos hecho otros años y seguramente tengamos que hacerlo los venideros.

No ha faltado quien nos ha dicho: “¡Esto tiene que hacerlo el Ayuntamiento que también pagamos impuestos!” y seguramente es verdad.. pero también es verdad que nos ha costado muy poco y nosotros somos los primeros beneficiados.

En fin…

Unas fotitos para el recuerdo:

Desde el año pasado un grupo de vecinos, amigos y quien le gustara montar en bicicleta, realizábamos salidas  por la zona. Este año hemos creado el grupo de ciclismo de Becedas, con equipaciones con el nombre de nuestro pueblo y la de los comerciantes y empresas.

El domingo realizamos la “Ruta Teresiana” desde Zapardiel de la Cañada hasta Becedas, de 60 km. de recorrido, pasando por pueblos tan bonitos como Bonilla de la Sierra, Piedrahita y Barco de Avila.

Esta misma ruta pretendemos, como ya se ha informado en esta pagina, hacerla desde la Asociación los días 22 y 23 de Agosto a pie. Animo y a apuntarse.

Esta tarde del miércoles de ceniza, se ha celebrado el entierro de la sardina y como no podía ser menos ha servido de motivo de reunión ciudadana en el Ejedillo para disfrutar de una exquisita “sardinada”.
Hacia mucho frió, pero los becedenses (unos 50 más o menos) no le tienen miedo y ahí está la demostración.
Las fotos las ha enviado Matilde García-Heras

 

Con un tiempo excelente y gran animación (vino mucha gente) hemos disfrutado con la calvotá un año mas. 

(Las fotos son de Angelíta Martín y el texto también porque yo no estuve)

En los últimos años, algunos vecinos (casi todos) del barrio de Santa Teresa, ante la penuria económica que, al parecer, asola las arcas de los Aytos, incluido el nuestro, hemos decidido “arremangarnos” y hacer con nuestras propias manos lo que en buena lógica sería misión suya.

Así este año, viendo el deterioro de “El chorro”, previa autorización del Ayto. en la persona de Isabel, Germán (siempre dispuesto a colaborar) y yo mismo, (luego se nos agregó Chuchi y Pepe) nos pusimos manos a la obra, y levantamos el suelo del abrevadero y quitamos todo el cemento que cierra las “yendas” de las piedras, muy deterioradas hasta el punto de que el pilón perdía más agua por ellas que el que salía por el chorro. Compramos cemento y aditivo impermeabilizante y “echamos” un nuevo suelo con la hormigonera que nos cedió “Cefe” y el mallazo que nos proporciono “Nanin”, y con ello, recibimos todas las piedras nuevamente.

Ya puestos, arreglamos el desagüe y todo el suelo circundante, que estaba en muy malas condiciones. Le pusimos un nuevo caño de cobre para sustituir el que tenía de plástico, ya roto por el rigor invernal y con una limpieza a fondo a base de cepillo metálico todo quedó como “la patena”.

Pero como decía antes, salía muy poca agua por el caño por lo que pensamos que en algún punto del circuito de llegada del agua habría algún atranco y decidimos limpiarlo metiendo agua, en sentido inverso, del abastecimiento publico, pero conseguimos poco resultado por lo nos fuimos a revisar las “fuentes” de toma del agua, que estaban obstruidas por raíces y abandono. Posteriormente, con la ayuda de Serafín y Santos, pedimos al Ayto una manguera de incendios para desde el registro de distribución de los dos caños, el de abajo y el del colegio, volver a meter agua con la presión del abastecimiento y así después de muchos trabajos, idas y venidas, conseguimos algo mas de caudal en el caño. Pero poco mas, porque el problema viene de cuando arreglaron la calle que pusieron un tubo de abastecimiento tan raquítico de sección que al mínimo arrastre de tierra o la interposición de alguna raíz, se obstruye, y dado que este agua circula por “su pie”, a la mínima contingencia se merma considerablemente el caudal.

Total, un par de días de trabajo y la satisfacción de lo bien hecho.

Los pocos materiales que se han utilizado como cemento, impermeabilizante etc, se han pagado con los fondos que aún quedan de la fantástica iniciativa del año pasado: “ENTREDOS”.

Animados por lo bien que quedó, al día siguiente nos pusimos a limpiar la calle, llena de hierbas y desidia y aquí contamos espontáneamente con la mayoría de vecinos que se prestaron a colaborar para dejar la calle como creemos que debe estar, es decir, limpia.
Algunos de los habituales paseantes nos animaban y alguno también dejo caer alguna critica para los responsables de estas labores de mantenimiento urbano. Pero bueno, lo sustantivo es que a nosotros nos parece casi necesario que los vecinos se unan y comprometan a hacer cosas beneficiosas para todo el colectivo, independientemente de que efectivamente son labores que debían realizarse por el personal que el Ayto dispone para ello.

El año que viene mas…

IMAGENES