Para seguir con la tradición, un grupo de chavales y algún adulto, acudieron puntualmente e domingo por la tarde a jugar con los pinches en las Eras de Abajo. No se si llegaron a comerse el hornazo, pues había bastante humedad, pero al menos pasaron un rato agradable y mantienen esta bonita tradición.

Una prueba más del clima tan benigno que estamos padeciendo este invierno es el adelanto en nuestros prados de las “galanitas”. Gema nos acaba de mandar estas fotos de las galanitas junto al río, para que disfrutemos de su belleza.