Para seguir con la tradición, un grupo de chavales y algún adulto, acudieron puntualmente e domingo por la tarde a jugar con los pinches en las Eras de Abajo. No se si llegaron a comerse el hornazo, pues había bastante humedad, pero al menos pasaron un rato agradable y mantienen esta bonita tradición.